martes, 13 de diciembre de 2011

Perdiendo el pudor

Llegada una edad, no es que sea muy avanzada , pero es edad, he perdido todo sentido del ridículo, creo que lo importante es reírse, de una misma y con los demás, y si con esto haces pasar un rato entretenido a alguien, pues mejor que mejor.
Digo esto para todos aquellos que piensen, como se atreve a poner esto
El viernes, después de pensarlo durante dos semanas, ya que me cuesta un horror tomar esta decisión, algo importante ha hecho , pensareis....................................pues si efectivamente fui a la peluquería, ese martirio chino(para mi) al que nos sometemos las mujeres, para mirarnos al espejo y vernos un poco mejor, agradar al de al lado y a todo aquel que nos quiera mirar, por cierto de camino a tan entretenido sitio un tarado(se le notaba un poquito payaaaaaa) me llamó "tía buena" hacia, no siglos, lo siguiente que no oía eso, en fin sigo la crónica de tan entretenido viernes, ya que como no tengo cosas que hacer, me tiré desde las 10 de la mañana hasta la 1 y encima pagué un pastón pues me hicieron un completo, capilar, se entiende.....................................................
Mi pelo ya rallaba en lo desagradable, así que como la otra vez me fue tan bien decidí hacerme otro tratamiento de  Keratina , toda decidida llego, voy hacia Merche (mi peluquera)y le cuento, antes de terminar la frase empieza, - después de las mechas , de cortarte, de hacerte las cejas y el labio, menos mal que no me podía ver las piernas porque también me habría mandado depilarme, que es lo único  , de lo que hacen en la peluquería que me quedaba.
Sientate y ale comienza esa transformación en monstruos, a la que nos sometemos, miras a tu alrededor y dices, pero que feas, Jesús como es posible que nos dejemos poner así, pero nos dejamos y además pagamos por ello, menos mal que el final salimos un poco más arregladitas, aunque tampoco es la purga Benito.
Primero se acerca la de la depilación, -labios y cejas no?, con resignación - Que remedio, te pringa de esa sustancia asquerosa, te quema y por último pega un tirón y se queda tan ancha, una cremita, pa na, tienes la cara como un pimiento morrón, y cuando llegas a casa tu marido te dice, -parece que te está saliendo una pupa en los labios, con indiferencia, ya que no queda otra, contestas, -no, me he depilado.
Se acerca la de las mechas y aquí ya es cuando te dejan ideal de la muerte...........................para muestra un botón . En la peluquería debieron pensar que era una tarada haciendo fotos a un espejo
Después de dos millones de papeles de plata y no tengo ni idea de cuantos tirones, bueno no tantos, te ponen una lampara en la cabeza y si las gafas son como las mías ni siquiera puedes entretenerte viendo el Hola.
Una eternidad después te lavan la cabeza para ensuciartela otra vez con la Keratina , el pelo queda como si te hubiese lamido una vaca,  por último después de otro ratito bajo la lampara, te abrasan la cabeza y la única neurona que quedaba sana se derrite , por lo que a la hora de pagar ni te enteras y sales tan contenta pensando, erróneamente, que estás ideal.
Como al llegar a casa no tenía neuronas seguí haciendome fotos mirando el espejo para intentar contrarrestar la foto que os he puesto arriba, en realidad mejoré un poco pero no lo suficiente como para que compense tal sacrificio
Esto es lo mismo que pasan los hombres cuando van a la peluquería, que tardan como mucho 30 minutos y cuando llegan a casa todas sonrientes les decimos ¡¡¡¡¡Te has cortado el pelo!!!!! que bien.

10 comentarios:

Susi dijo...

jajajajajaja,...que bueno!!!y que razón tienes.....Arancha, has quedado muy guapa asiq creo q el suplicio mereció la pena

besos

Maria Cuenca dijo...

lo primero encantada de conocerte y me encanta hacer publicidad del curso de vero asi lo veran mas personas y lo segundo virgencita como nos ponemos para estar guapas mi hijos llaman a mi peluquera asesina pues cada vez que voy vengo cambiada no me conocen un saludo y gracias por hacermos el dia mas agradable con tu comentario, a que cierto es, maria desde leganes madrid, aqui al lado,

EL RINCON DE CHELO dijo...

jejeje me he reído mucho con tu relato!! llevas razón en que cuando una va cumpliendo años ya no tiene tanta tontería encima y eso es una liberación ...así lo veo yo......besos

Rocio dijo...

Pues yo te veo mona, después de lo del papel plata se entiende... ¿y lo bien que vas a estar ahora durante otros mesecitos? besiiitos.

Beatriz dijo...

Que si que has quedado muy mona yo diria divina, y gracias por hacerme reir una vez mas!!!!! a mi por el contrario me encanta ir a la pelu si pudiera iria cada semana. Besote

entrebordadosehilos@gmail.com dijo...

que razón tienes!!!! yo voy mañana al suplicio y total me quedo con 50 euros menos y me sigo encontrando espantosa, odio la peluquería....

me quedo de paseo en tu blog, me encantó el relato

besosss

Pitimini dijo...

Jó Arancha, es que no te cortas ni un pelo, "nunca mejor dicho"
El jueves receta de tarta Arco Iris, ok?

Anónimo dijo...

ANA ABUELA DECHADO: me he reido mucho con lo de la peluquería. Nena necesitas un poquito de pintura y tu carita lo agradecerá. por lo demás...eres genial¡¡¡¡

"Nyta y Paz" Nuestras costuritas dijo...

como nos hemo reído!!! jajajaja

Cuanta razón!!!!!!! Pero al final el resultado ha sido muuuuy bueno!!!!

Creemos que todas tenemos la misma cara con las platas puestas... jajajaja

Un besote reina!!!

Débora dijo...

jajajaja... ¡¡cómo me he reído!! Me siento tan identificada contigo. Voy a la peluquería dos veces al año y más por agradar a los demás que por verme yo mejor. Y menos mal que ya no usan los cascos aquellos para hacer las mechas, que te sacaban el pelo con un ganchillo. Y a mí, cuando me tiran del pelo, me entran ganas de estornudar... Aquello era un número. Y cuando por fin te quitan la lámpara tienes las orejas rojas como pimientos. Y eso cuando el tinte no te empieza a picar y no hay forma de rascarse... jajajaja... no puedo parar de reir. Ahora, mucho valor tienes en hacerte una foto con eso en la cabeza. Pero está muy bien el saber reirse de uno mismo.

Nos conoceremos en el curso de Veronique, así que hasta entonces.Gracias por este buen rato y felices fiestas.

Un abrazo,
Débora

PD. Lo de mi marido es más sangrante todavía. Tiene la máquina en casa y se lo hace él solito.